| Desarrollo Web: DIALOG COMUNICACIONES
Como Fumar un Puro:

Ante todo no lo inhale – no es un cigarrillo – sino deje al humo jugar gentilmente en su paladar y saboree la rica combinación de tabacos habanos producidos en San Martín, en la selva amazónica peruana.

Nunca lo sumerja en una copa de vino u otra bebida alcohólica, esto distorsiona el sabor de su puro y demuestra poco respeto por el tiempo y la destreza empleados en su elaboración.

No sacuda la ceniza constantemente como lo hacen los fumadores de cigarrillos sino déjela que crezca. Su apariencia y formación denotan lo bien hechos que están sus puros. Permita que la ceniza se desprenda por si misma, preferiblemente dentro de un cenicero. Cuando llegue el momento de decirle adiós a su puro, no es necesario que lo apague. Simplemente colóquelo en el cenicero después de haber cumplido su misión y él se apagará por si mismo. Déjelo morir con dignidad.