| Desarrollo Web: DIALOG COMUNICACIONES
Elaboración:

DEL ENROLLADO AL ENVASADO
La tripa o interior, contienen una mezcla de tres hojas: Ligero, Seco y Volado. Estas se envuelven en el capote mientras la capa viste al cigarro y dicta su apariencia.

ACONDICIONAMIENTO DEL TABACO
A su llegada, los tercios o pacas se zafan. Cada una de las 5 hojas se procesa de forma diferente antes de trasladarse a la galera o taller de enrollado.

CAPAS
La delicadeza de las mismas, requiere de cuidados extremos para poder restaurarles su flexibilidad y sedosidad antes de someterlas a la escogida y clasificación. Lo anterior se logra mediante una moja especial que se efectúa en las primeras horas de la mañana.

El exceso de agua se sacude de las hojas y estas se cuelgan de un día para otro para que la humedad empareje. Al día siguiente, las expertas manos de las despalilladoras retiran completamente la vena central dividiendo las hojas en dos.

Posteriormente las rezagadoras o clasificadoras, seleccionan las hojas y las clasifican por tamaño, color y textura para trasladarlas a la galera.

TRIPAS Y CAPOTES
Estas hojas no requieren humectación. El añejamiento de cada uno de los cuatro tipos de hojas demanda diferentes periodos de tiempo. El ligero, que son las hojas de mayor fortaleza, se añeja por dos años o más, mientras que el volado y el capote pueden considerarse listos después de doce meses.

El maestro tabaquero monitorea el progreso de cada tipo de hoja. Solamente cuando alcanzan la perfección, es que se admiten en el departamento de ligas. Una seguridad intensa rodea este lugar ya que es aquí donde se guardan las recetas sagradas de cada una de las marcas. Las hojas una vezmescladas, se entregan a los torcedores en cantidades suficientes.

TORCIDO DEL CIGARRO
La Galera es el corazón de cualquier fábrica de tabacos. Es aquí que los torcedores, categorizados de acuerdo a su destreza, crean las diferentes marcas y Vitolas de puros. Sus únicas herramientas son un tablero, una cuchilla llamada chaveta, una guillotina, un bote de goma vegetal y sobre todo sus manos.

BONCHE
En primer lugar, la Torcedora pone ante sí las dos, o a veces tres, medias hojas que forman el capote, colocadas en forma tal que la cara posterior de la hoja donde están más pronunciadas las venas quede hacia adentro cuando realiza el torcido del puro.
Se agrupa las hojas de la tripa, doblando y alineando cada hoja para asegurar el ininterrumpido paso del humo en el puro terminado. Todas las hojas se colocan con los extremos de la hoja de sabor menos fuerte hacia lo que será la punta encendida del puro. Así el sabor se intensificará a medida que se fuma. La hoja con el sabor más fuerte y con una combustión más lenta, ligero, se sitúa siempre en el medio de las otras hojas.

Ahora la Torcedora forma el bonche, enrollando las hojas de tripa con el capote, de acuerdo al diámetro preciso del puro que se esté realizando. El torcido comienza en lo que será la boquilla (parte por la que se encenderá el puro).

La compresión de la tripa debe ser igual en todos los puntos. La cabeza del bonche se corta con ayuda de la guillotina

PRENSA
La Torcedora confecciona los bonches y los prensa durante al menos 30 minutos en un molde de madera para darles forma.

ROLADO
A continuación, la Torcedora prepara la mitad de la hoja de capa, aún húmeda, para que se ajuste perfectamente a la forma del bonche. La sitúa sobre la tabla con la cara que más pronunciadas tenga las venas hacia arriba, dejando que el lado más suave esté visible en la parte externa del puro.

El bonche se pone sobre la hoja de capa y se envuelve en ella, situando la punta de la hoja de la capa en la boquilla o pie del puro. Con destreza, la punta de los dedos estira y endereza con gran cuidado la hoja en la medida en que el bonche se envuelve en la capa. El estirado de la hoja tiene que ser perfecto.

A continuación viene el gorro. Primero se corta una sección, llamada "bandera", de la hoja sobrante de la capa. Esta se envuelve alrededor de la perilla para cerrar la punta y asegurar la capa, por último, el puro se corta con la guillotina al tamaño deseado y así concluye el trabajo.

CONTROL DE CALIDAD
Muestras de latarea de cada torcedor, en mazos de cincuenta tabacos, se seleccionan por el equipo de control de calidad para chequear su tamaño, figura apariencia y grosor. Si los puros no cumplen las estrictas normas de control, estos son rechazados, algo muy serio para los torcedores, que son remunerados por su productividad.

EL ESCAPARATE
Los puros se trasladan al escaparate o almacenes, este lugar vestido con anaqueles de cedro. Aquí los puros reposan al menos por tres semanas y en ocasiones por meses bajo condiciones ideales, es decir entre 16 C A 18 C de temperatura y de 68% a 72 % de humedad relativa.

LA ESCOGIDA
Los procesos finales en la fábricaestán dedicados a lograr una presentación perfecta de los puros. En primer lugar, el escogedor clasifica los puros en no menos de 65 colores. Un segundo cogedor los coloca en una caja parcialmente decorada o transitoria.